Cómo prevenir enfermedades respiratorias en invierno

Llega el invierno y, a las bajas temperaturas, se asocian las enfermedades que afectan las vías respiratorias, tales como la gripe (influenza), la faringitis (inflamación de la faringe a causa de un virus bacteria), la amigdalitis (inflamación de las amígdalas por un microorganismo infeccioso), la bronquitis (inflamación aguda de los bronquios), la neumonía (inflamación de un segmento de los pulmones), y la bronquiolitis.

como prevenir enfermedades respiratorias en inviernoEsta última afecta los bronquiolos (que son las ramificaciones de los bronquios, de muy estrecho diámetro), los que al inflamarse obstruyen el paso del aire, produciendo síntomas como tos y dificultad al respirar. Suele afectar a niños menores de 2 años, sobretodo a aquellos de menos de 6 meses de edad.

El sistema inmunológico (que es la defensa del organismo frente a las infecciones) en los niños pequeños no es aún maduro, lo cual los hace mas propensos a contraer este tipo de enfermedades en los meses más fríos del año. No obstante, podemos tomar medidas preventivas que ayudan a evitar que nuestros pequeños contraigan estas típicas enfermedades de invierno tales como:

  • Evitar ambientes con humo de cigarrillo.
  • Intentar evitar los cambios bruscos de temperatura, manteniendo el hogar templado.
  • Tener una adecuada ventilación de los ambientes de la casa.
  • Brindar el abrigo justo y necesario. No abrigar al niño en exceso, ni tampoco exponerlo sin un adecuado abrigo al exterior.
  • Lavarse las manos con agua y jabón en forma frecuente, y hacer que el niño también lo haga (sobretodo luego de estar en contacto con otros niños, volver de la calle, ir al baño y previo a las comidas)
  • En lo posible, evitar que comparta elementos como chupetes, vasos, cubiertos y platos con otros niños.
  • Mantener una dieta infantil balanceada, con frutas y verduras que aporten vitaminas A y C, como
  • Tener las vacunas del calendario nacional al día.
  • Se recomienda mantener la lactancia materna al menos hasta los 6 meses de edad
  • No automedicar al niño. No dar remedios que no hayan sido indicados por el pediatra, ni utilizar remedios caseros, ya que éstos pueden producir cuadros de intoxicación y enmascarar los síntomas, haciendo más difícil el diagnóstico médico y empeorando el cuadro infeccioso.

Es importante consultar con el pediatra si el niño:

  • Respira rápido y con ronquidos o silbidos.
  • Tiene falta de apetito o presenta decaimiento general.
  • Tiene fiebre de más de 38°C.
  • Al respirar se hunde su pecho.
  • Los niños prematuros, de bajo peso o menores a 3 meses son generalmente más vulnerables a sufrir infecciones respiratorias en esta época del año.

Más artículos:

Juegos para estimular el lenguaje en los niños
Prevención de accidentes domésticos
¿Cómo elegir el colegio para nuestro hijo?
¿Qué son los primeros auxilios?
¿Cómo jugar con un niño de tres a cuatro años?
Consejos a la hora de decir “no” o pedir algo a nuestros hijos