¿Cómo jugar con un niño de tres a cuatro años?

El juego es una actividad fundamental para el desarrollo físico, psicológico, social e intelectual de los niños. A través del mismo, van incorporando nuevos aprendizajes, conocen el mundo, elaboran situaciones vividas, aumentan su vocabulario, adquieren pautas sociales y de convivencia, entre otros.

como jugar con niños de tres años Las etapas de juego de los niños varían según su edad y desarrollo. Por ello, es importante que tanto padres como cuidadores conozcan las características de las mismas para ir adecuando sus juguetes o actividades lúdicas.

Cabe destacar que si bien el juego actúa como una actividad que estimula diferentes habilidades cognitivas, es importante no perder de vista que del mismo, el niño disfruta y establece con los otros un vínculo de apego fundamental para su desarrollo.

Alrededor de los tres años, el niño ya ha adquirido bastante lenguaje, sus tiempos de atención serán cada vez más largos y puede comprender y seguir instrucciones sencillas. Por ello, es importante en esta etapa comenzar a incorporar juegos por turnos. En ellos, el niño irá adquiriendo paulatinamente la capacidad de esperar su turno e incorporará a la figura del otro, siendo unas de las condiciones necesarias para poder establecer un diálogo.

A su vez, continuará disfrutando de los juegos circulares, es decir en los que hay aún ida y vuelta. Además,   seguirá riendo a carcajadas cuando se le hagan cosquillas, cuando se lo involucre en un juego de persecución, en las escondidas, etc.

Por otra parte, en relación  al aumento  de los tiempos de atención, disfrutará de juegos o actividades en la mesa. De esta manera, actividades como   dibujar, armar rompecabezas, jugar con masa y hacer construcciones con bloques tomarán mayor relevancia en esta etapa.

Finalmente, y en sintonía con el incremento de la fantasía, no deben faltar los rincones de dramatizaciones o disfraces. Disfrutarán representando roles de personajes o sociales, tales como el doctor, el carpintero, las princesas, los superhéroes, etc. Estos juegos  pueden efectuarse a través de disfraces o con muñecos desde los cuales se dramaticen situaciones vividas cotidianamente.

No todos los niños tienen los mismos gustos ni su desarrollo es parejo. Por lo tanto, es importante estar siempre atentos a lo que ellos disfrutan y cuáles son sus intereses. Es fundamental, también, que en   los momentos de juego  quienes participen disfruten y estén contentos. Es un espacio de conexión en el que deben dejarse de lado las obligaciones y preocupaciones para poder establecer con el niño un tiempo de amor y exclusividad.

Lic. Alejandra Politis Sanz

Más artículos:

Juegos para estimular el lenguaje en los niños
Prevención de accidentes domésticos
¿Cómo elegir el colegio para nuestro hijo?
¿Qué son los primeros auxilios?
Consejos a la hora de decir “no” o pedir algo a nuestros hijos
Cómo prevenir enfermedades respiratorias en invierno